martes, 7 de febrero de 2017

Der Spiegel muestra a Trump con La Libertad decapitada.

Polémica en Alemania por una 'sangrienta' portada de Donald Trump.

La revista alemana Der Spiegel recibió fuertes críticas de otros medios por la portada de su nuevo número, en la que aparece el presidente de EEUU, Donald Trump, con la cabeza decapitada de la estatua de LaLlibertad en una mano y un machete ensangrentado en la otra. El semanario, considerado uno de los medios más influyentes del país, incluye además un editorial en el número lanzado en el que se acusa al presidente republicano de “intentar un golpe de Estado desde arriba” y de tratar de "establecer un democracia no liberal" en EEUU.

El diario popular Bild, tabloide alemán fundado en 1952, que ostenta el primer puesto en cuanto a tirada diaria en Europa y el tercero en el mundo (2004), sensacionalista y de ideología conservadora, que pertenece al grupo editorial Axel Springer AG, el mismo que publica el rotativo Die Welt, ha criticado a la revista de comparar a Trump con los islamistas del Estado Islámico y le ha acusado de volver a caer en el “antiamericanismo” de ocasiones anteriores -y cita la presidencia de George W. Bush. Por su parte, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, de ideología liberal o conservadora, el principal diario escrito de Alemania, uno de los periódicos más importantes en el ámbito internacional, considera que la portada del Der Spiegel carece de ironía y que la analogía del presidente estadounidense y los yihadistas es simplista, además de alimentar las diferencias que Trump tiene con los medios. “La portada de Der Spiegel es exactamente lo que necesita Trump: una imagen distorsionada de sí mismo que puede utilizar para su propia imagen distorsionada de los medios”, argumenta este diario. Para Die Welt, la portada “daña al periodismo” más que al presidente, ya que “confirma los prejuicios de mucha gente” de que “medios mayoritarios” no son neutrales y que “muchos periodistas prefieren promover su visión del mundo en lugar de ser testigos neutrales de lo que sucede”.

La portada de Der Spiegel ha sido diseñada por Edel Rodríguez, un cubano que llegó a EEUU como refugiado político en 1980, y que ha explicado en declaraciones al diario estadounidense The Washington Post que con la comparación trataba de indicar que Trump, como los islamistas del Estado Islámico, “son extremistas”.